Make your own free website on Tripod.com

 

 

 


El peñon del diablo Rumi. Huánuco

Victor Falcón Huayta vfalcon@speedy.com.pe Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú

Artículo presentado en el marco del Primer Encuentro Peruano de Arte Rupestre(EPAR-1) y Taller de Teoría, Metodología e Investigación. Lima, 30 de junio - 7 de julio de 2004

 

Introducción

Esta información preliminar es el resultado de una visita imprevista, realizada en el marco de la prospección y delimitación de la ciudadela precolombina de Tinyash (distrito de Pinra, provincia de Huacaybamba, departamento de Huánuco) en diciembre de 1996. Culminado el trabajo en Tinyash, y habiendo descendido al poblado de Pinra, realizamos una excursión a un pueblo ubicado sobre las serranías opuestas —margen derecha— del río Pinra, un tributario del río Marañón, al que desemboca luego de recorrer aproximadamente 13 Km. en dirección al sur-oeste. En el poblado los comuneros nos informaron sobre un lugar con pictografías llamado "Diablo Rumi", ubicado a unas horas de caminata, en dirección nor-este, a través de una ecología de puna. La estación rupestre se ubica aproximadamente 5 Km., en línea recta, al norte del pueblo de Pinra. (Foto N° 1).

Este breve informe está dirigido a insinuar que la ausencia de estaciones rupestres en la provincia de Hucaybamba, y con ella, gran parte del departamento de Huánuco (Ravines, 1986; Hostnig, 2003: 163) se debe a la ausencia de exploraciones sistemáticas. En nuestra opinión, el estudio e inventario de las expresiones rupestres en el Perú aún se encuentra en una etapa bastante preliminar.

Foto N° 1. Camino a través de la puna en dirección a Diablo Rumi. (Todas las fotos son del autor).

El entorno y el peñón

El entorno en el que se encuentra la estación de pictografías está conformado por una pequeña hoyada que permite la formación de un tranquilo lago alimentado por los primeros deshielos cordilleranos. El lago se encuentra parcialmente enmarcado por altos cerros que parten desde sus orillas, dejando una franja de su margen, plana y accesible frente al peñón que ostenta las pictografías. Es un paisaje ecológico de puna (4000 - 4800 m.s.n.m.) con la típica flora de la paja "ichu" o "icho" que conforma los pajonales de altura (Pulgar Vidal, s/f: 104, 109). (Foto N° 2).

Foto N° 2. Laguna al pie del Peñón de Diablo Rumi. Vista desde la estación rupestre.

El peñón de Diablo Rumi es un afloramiento rocoso que se yergue sobre una suave ladera que se levanta al oeste del lago. Tiene un aspecto masivo y de forma algo cuadrangular. Alcanza un altura aproximada de 8 m. y en el flanco que mira hacia el espejo de agua, la base del peñón ha sufrido el desprendimiento de su oscura y rugosa corteza gris, dejando al descubierto superficies lisas y más o menos planas de claro color crema-anaranjado que alcanzan una altura aproximada de 4 m. Aprovechando esta superficie se han ejecutado pictografías de tonos rojos que cubren tres lados o "caras" principales, que hemos numerado correlativamente para efectos de una descripción general. (Foto N° 3).

Foto N° 3. Vista del Peñón de Diablo Rumi. Las pictografías se disponen en la sección clara e inferior del afloramiento rocoso.

Lado 1

Las representaciones del lado 1 están ejecutadas en color rojo y son de formato pequeño, no mayores de 20 cm. Están conformadas por motivos geométricos: círculos con punto inscrito central, líneas rectas paralelas y curvas erráticas. Algunas parecen conformar alas de figuras ornitomorfas estilizadas. Es el lado que muestra las pictografías más desvaídas y huellas de escorrentías por las lluvias. (Foto N° 4).

Foto N° 4. Lado 1. Escala 20 cm.

Lado 2

La cara o lado 2 ostenta los diseños de mayor tamaño y visibilidad. Se ubica directamente frente al lago que descansa al fondo de la hoyada. La superficie plana se divide en dos sectores diferenciados por su color, la mitad inferior es naturalmente oscura, mientras que la superior es clara. Sobre la primera se han ejecutado la mayor cantidad de pictografías, asimismo, de color rojo pero en formato pequeño; actualmente se encuentran muy borrosas y cubiertas por trazos blanquecinos modernos. Un diseño formado de esta manera es una cruz de unos 50 cm de largo por 28 cm de ancho que se encuentra ubicada casi al centro de esta sección. (Foto N° 5).

Foto N° 5. Vista general del Lado 2. Escala 20 cm.

En la mitad superior se destacan dos motivos centrales y de mayores dimensiones que el resto de representaciones. El primero es un personaje antropomorfo de perfil y con el cuerpo agazapado, que se emplaza al filo superior de la superficie plana disponible para ejecutar los diseños. Fue trazado en rojo de un tono notablemente más oscuro que el resto de las pictografías. Por su mayor tamaño y ubicación en la parte central-superior de este lado lo podríamos considerar como el más importante. Sus dimensiones aproximadas son 55 cm. de alto por 55 cm. de ancho máximo. El perfil de la cabeza ha sido ejecutado de un sólo trazo que —con un esquematismo notable— se origina y culmina en la boca, de modo que ésta queda con los labios entreabiertos, en un rictus vociferante. El ojo, de forma almendrada, es notable por su tamaño y ubicación central. No ostenta nariz ya que la línea que surge desde el labio superior, se dirige recta hacia la frente para luego girar en un ángulo de noventa grados hacia atrás, de manera casi recta. Posteriormente, la gruesa línea roja hace un quiebre para formar el colodrillo y dirigirse hacia abajo en semicírculo, configurando un amplio mentón. Del punto de quiebre surge un largo y grueso apéndice que cae ligeramente hacia abajo para luego girar hacia arriba y formar una voluta, quedando como una larga cabellera o tocado. La oreja está claramente representada en la parte posterior de la cabeza y remata en un extremo ligeramente aguzado.

El resto del cuerpo del personaje está completamente pintado, es decir, "rellenado" de rojo. El tronco es alargado y ligeramente arqueado mostrando, sobre el horizonte de la espalda, ciertas irregularidades. El único brazo representado parte de la región del cuello y el antebrazo se dobla en un ángulo de noventa grados que, tras un trecho corto, remata en una mano extendida con seis delgados dedos que terminan en extremos ligeramente aguzados. Lo vendrían a ser los dedos pulgar, índice, medio y anular están bien claros, sin embargo, otros dos dedos sólo muestran restos de sus extremos o puntas. El muslo se recoge hacia el vientre, formando un ángulo ligeramente agudo con el tronco. La pierna se dobla hacia abajo dejando la rodilla hacia adelante. En esta parte la representación se ha borrado, sin embargo, aún quedan trazas de la punta del pie que, al parecer, terminaba en dedos cortos, alineados y dirigidos hacia adelante. La postura general del cuerpo del personaje ha logrado plasmar un momento de máxima tensión, visto desde su costado izquierdo. Los lugareños lo reconocen como un "demonio" o "diablo", dando origen al nombre del peñón. (Foto N° 6).

Foto N° 6. Representación principal de Diablo Rumi.

La segunda figura importante de la cara 2 es zoomorfa y se ubica en la parte media-derecha del sector superior. En otra referencia, en la parte postero-inferior del personaje antropomorfo anteriormente descrito. Sus dimensiones aproximadas son 53 cm de alto por 25 cm de ancho máximo y ha sido ejecutado con un pigmento rojo de tono mucho más claro que el anterior. Se trata de una representación completamente pintada cuya cabeza es notablemente pequeña en relación al largo y grueso cuello. Dos largas proyecciones configuran lo que parecen ser picos entreabiertos, el superior más grueso que el inferior y en dirección opuesta al cuerpo, es decir, el animal a girado la cabeza y mira hacia atrás. Un penacho o copete sale de la cabeza inclinándose en dirección opuesta a los picos.

El cuerpo del animal presenta una notoria prominencia en el vientre, a modo de buche, y una larga y gruesa "cola" se proyecta de su parte posterior formando un arco cuyo extremo terminal es muy aguzado y se torna hacia delante. Es notable la sensación de movimiento impregnada a la figura así constituida; pues si trazamos un eje desde el pico —pasando a lo largo del cuello y el cuerpo— hasta la punta de la cola formaría una "S". Una línea recta se proyecta, oblicuamente, desde la parte inferior del cuerpo hacia adelante y remata en una serie de trazos curvos, un tanto confusos y enredados entre sí. Estas serían las patas del animal. Aquí cabe anotar que una cabeza de otra representación muy similar sobrevive, en el mismo nivel, pero delante del personaje antropomorfo. (Foto N° 7).

Foto N° 7. Representación con eje central del cuerpo en "S".

Para terminar con la descripción de las representaciones de este lado queremos mencionar tres figuras de formatos más pequeños. La primera de ellas se encuentra en la esquina superior derecha de este lado, a la espalda del personaje antropomorfo. Se trata de una cabeza cuadrangular de rasgos antropomorfos, también pintada de rojo oscuro, en el mismo tono del personaje central. Unos trazos simples han representado los ojos y la boca, carece de nariz. Dos apéndices, ligeramente curvos, se proyectan desde esta cabeza. Sus dimensiones aproximadas son 8 cm. de alto (desde la parte superior del tocado a la base del mentón) por 9 cm. de ancho máximo, incluyendo el espacio demarcado por la extensión del tocado hasta el lado izquierdo de la cara del personaje.

La segunda representación es una figura zoomorfa ubicada en este mismo sector. Las características del pigmento rojo son similares al anterior. Se trata de un animal cuadrúpedo por la posición horizontal de su cuerpo y las patas que lo muestra de perfil. La cabeza es redondeada y las tenues orejas indican que ha girado la cabeza, mirando hacia el pintor. Una larga cola se proyecta, de la parte posterior del animal, hacia arriba formando una voluta que se enrosca hacia abajo. Sus dimensiones aproximadas son 12 cm. de alto por 13 cm. de ancho.

La tercera figura es bastante estilizada y se emplaza en la parte postero-inferior de la representación zoomorfa con "picos",o , de otro modo, parte inferior-derecha de este sector. Se trata de un rectángulo alargado, dispuesto horizontalmente y con siete puntos inscritos longitudinalmente. Nueve líneas se proyectan a lo largo del cuerpo del rectángulo, hacia arriba y hacia abajo respectivamente. El lado del extremo derecho de este cuerpo alargado coincide con los apéndices proyectados, no así el extremo izquierdo que, antes bien, los sobra ligeramente, lográndose percibir dos tenues líneas que se proyectan desde ella, pero hacia adelante. Sus dimensiones aproximadas son 21 cm. a lo largo del cuerpo por 16 cm. de ancho. (Foto N° 8).

Foto N° 8. Representación de figura estilizada.

Lado 3

El tercer lado es una superficie clara, igualmente formada por el desprendimiento natural de la corteza de la roca. En ella se pueden distinguir dos "grupos". El primero formado por una serie de motivos geométricos de trazos erráticos y de pequeñas dimensiones. El más grande mide aproximadamente 20 cm. de alto y está ubicado en el extremo superior izquierdo de esta superficie. Adicionalmente, se logran distinguir tres diseños con trazos que recuerdan al motivo geométrico del lado 2, aunque más simples. Todos están ejecutados en color rojo claro, de un tono similar y uniforme.

Una representación, que se distingue del grupo arriba señalado, es una figura de similares características al animal con "picos" y de configuración en "S", descrito para el lado 2. Sus dimensiones son similares; únicamente no queda muy claro si se distinguen dos apéndices proyectándose de la cabeza en lugar de uno. El segundo "apéndice" puede corresponder en realidad a una pequeña figura de tipo circular, muy similar a una (de 4 cm de diámetro) que se encuentra a escasos 10 cm sobre la cabeza del animal.

Se puede decir que estas representaciones con "picos" corresponden a un mismo tipo. En total, entonces, se contarían tres representaciones de esta clase, incluyendo aquella que sólo conserva la cabeza. Este lado también muestra inscripciones de letras sobre las pictografías, realizadas con una tiza blanca, además de escorrentías producto de los rigores del clima. (Foto N° 9).

Foto N° 9. Lado 3.

Discusión

Un análisis preliminar del conjunto de pictografías del peñón de Diablo Rumi que toma como primer criterio el estilo de las representaciones y, en segundo término, el tono del pigmento rojo usado para ejecutarlas, sugiere que las figuras geométricas y lineales del Lado 1 se emparentan o vinculan con aquellas de la mitad inferior (sección oscura) del Lado 2 (ubicadas en una altura accesible a un hombre) y aquéllas del Lado 3 (un poco más altas). Asimismo, se incluye en esta primera segregación a las figuras zoomorfas de largos "picos", no obstante ser un tipo de representación figurativa y de mayores dimensiones. En consecuencia, esta primera segregación estaría dividida en dos grupos, el primero constituido por figuras de estilo geométrico y trazos "erráticos" y el segundo por un tipo de representación figurativa zoomorfa que alcanzan a sumar tres ejemplares.

Con respecto a la interpretación de este último tipo, se toman en cuenta los siguientes rasgos: tamaño de la cabeza, longitud del cuello, características proyecciones del hocico, vientre abultado, cola y pata. Proponemos que se trataría de una especie de ave y los rasgos antes mencionados se interpretan como largos picos, la presencia del característico buche, un copete de plumas sobre la cabeza y la pata proyectándose de la región ventral-inferior del animal, rematando en una serie de largos dedos y una cola larga. Tal vez un ave vinculada al hábitat del lago. En todo caso lo dejamos sujeto a mayores revisiones en el futuro.

Entre los elementos geométricos con posible interpretación, proponemos que la representación del rectángulo alargado con una serie lineal de puntos inscritos y apéndices proyectándose del cuerpo correspondería a una especie de ciempiés estilizado. La cabeza, por el extremo del cuerpo libre de apéndices y la proyección de trazas de las "antenas", estaría dirigida hacia la izquierda.

Una segunda segregación en esta estación rupestre agrupa a nuestro personaje principal o "diablo" ("supay" en quechua) y dos pequeñas figuras representadas a sus espaldas. La primera de éstas es identificable con un rostro humano ostentando un largo tocado, a manera de plumas y la segunda, como un mamífero cuadrúpedo, posiblemente algún tipo de felino. En segunda instancia, proponemos la interpretación del personaje principal como un ser antropomorfo con rasgos zoomorfos. La cara parecería ostentar una máscara (un rasgo significativo, por su ausencia, es la nariz) y son notables el tamaño del ojo y la oreja puntiaguda, propias de animal antes que humano. La posición agazapada del cuerpo (que es bastante significativa) recuerda en gran medida a las representaciones claramente zoomorfas —con la misma postura— de Pashash (Grieder, 1978: 105, Fig. 82; 137, Fig. 131; 155, Fig. 156, etc.) (Foto N° 10). Dentro de este mismo repertorio hay una representación zoomorfa —posiblemente felínica— pero con el rostro claramente humano (Ibíd.: 157, Fig. 158), lo cual sería una versión diferente de la mixtura antropo-zoomorfa que proponemos para nuestro personaje (Foto N° 11). Complementa esta propuesta la mano, compuesta de seis dedos terminados en punta y la casi ausencia de palma, lo cual se acerca más a la configuración de una garra. Muy diferente es el tratamiento del único pie pintado, con los dedos cortos y alineados asemejándose a las representaciones arquetípicas de los pies humanos en el arte andino precolombino. Un impresionante copete o tocado adorna y distingue a nuestro personaje.

Foto N° 10. Grieder, 1978.
Foto 11. Grieder, 1978. Fig. 158.

La notable semejanza a la postura del cuerpo en el arte de Pashash y su relativa cercanía a la región de este estilo son los únicos indicadores que podemos usar para ubicar tentativamente a esta representación en el Período Intermedio Temprano (ca. 200-700 d.C.). Por otra parte, la postura del personaje se puede comparar a la de un felino agazapado, o, a un danzante que ostenta rasgos de este animal, imitándolo en sus movimientos.

Al presente no contamos con elementos o asociaciones que den luces sobre la ubicación del grupo de representaciones geométricas y asociadas, pero por las tenues representaciones de aves estilizadas las intuimos más tempranas.

Finalmente, a pesar que esta estación rupestre era desconocida hasta el momento, y que se encuentra en un paraje inhóspito para quiénes no habitamos estas regiones, se encontraron pintas modernas. Una de ellas es una cruz, que posiblemente tiene relación con la denominación de "Diablo Rumi" o piedra del diablo ya que representaría una suerte de exorcismo al lugar realizado por los propios lugareños, posiblemente pastores altoandinos que transitan y recorren estas punas. Otra inscripción en el Lado 3 era el nombre de una persona y se asocia más a los actos vandálicos en contra de los sitios rupestres, más propios de la costa del Perú, en las cercanías de las grandes ciudades, pero que como vemos se han extendido hasta las regiones más alejadas.

Agradecimientos: Agradecemos al, entonces, alcalde de Pinra Sr. Juan Bustos, a cuya instancia se ejecutó la prospección de la ciudadela de Tinyash, lo cual permitió la excursión que condujo a Diablo Rumi, luego de una larga camina de varias horas a través de las hermosas punas de esas inolvidables serranías del Perú. También a la noble y trabajadora gente de esta región del país que en todo momento y circunstancia se mostraron amigables y colaboraron con nosotros.

¿Preguntas, comentarios? escriba a: rupestreweb@yahoogroups.com

Cómo citar este artículo:

Falcón Huayta ,Victor. El peñon del diablo Rumi. Huánuco. En Rupestreweb, http://rupestreweb.tripod.com/rumi.html

2005

 

Bibliografía

Carta Nacional s/f Hoja 18-i. Instituto Geográfico Militar. Escala 1:100,000. 1ra ed. Lima.

Grieder, Terence 1978 The Art and Archaeology of Pashash. University of Texas Press. Austin & London.

Hostnig, Rainer2003 Arte Rupestre del Perú. Inventario Nacional. Concytec. Lima.

Pulgar Vidal, Javiers/f Geografía del Perú. Las Ocho Regiones Naturales del Perú. Textos Universitarios. Editorial Universo S.A. Lima.

Ravines, Rogger1986 Arte Rupestre del Perú. Inventario General (Primera Aproximación). Instituto Nacional de Cultura. Lima.

 

 


[Rupestre/web Inicio] [Artículos] [Zonas] [Noticias] [Vínculos] [Investigadores] [Publique]

 

Esta pagina ha sido visitada veces desde marzo 21 de 2005