Make your own free website on Tripod.com

 

 

 


Recreación de pinturas rupestres: una experiencia pedagógica*

Mariana Nicolás

Docente investigadora. Escuela No. 88, Las Coloradas, Pcia. de Neuquén,Argentina. Correo electrónico: marcdiaz@infovia.com.ar

ALUMNOS INVESTIGADORES: Andrea Salazar , Alejandra Mena, Mariana Troncoso, Malvina Guiñes. Curso: 7°, Escuela Nľ 88. Las Coloradas, Pcia. de Neuquén, Argentina.

 

RESUMEN

La propuesta general del Trabajo apunta a conocer aspectos del Arte Rupestre, entendiéndolo como una forma de comunicación que expresa parte de la forma de vida de los antepasados, y que permite conocer e interpretar la propia historia.

A partir de la posibilidad de re-crear pinturas rupestres, con elementos naturales y utilizando las técnicas que usaron los antiguos en la Prehistoria, se logró reproducir un hecho del pasado en un contexto actual.

Se fueron elaborando algunas muestras sobre piedras pequeñas; se consultaron varias fuentes bibliográficas, para rescatar información básica, por medio de las cuales también se hicieron interpretaciones de algunas representaciones rupestres de diversos orígenes, particularmente las cercanas a Las Coloradas; se consultó a profesionales de Historia y Antropología; se hicieron varias representaciones en un lugar público del pueblo.

Los elementos que se usaron como componentes de las, pinturas fueron de origen mineral y animal. Para elaborarlas y aplicarlas, se usaron: recipientes, morteros, piedras, tubos delgados, cuero con pelo y sin pelo (de chivo), pelos de caballo. Las técnicas ensayadas fueron la de soplado con tubos (sorbiendo la pintura y arrojándola sobre la pared, y soplando la pintura acumulada en un pedazo de cuero); la de aplicación con cuero con pelo y la de salpicado con pelo.

Hasta donde se pudo avanzar con la investigación se lograron variadas pinturas (en color y textura), pero debido al poco tiempo que tienen, no se sabe cuún durables podrán ser. Una de las mayores dificultades, ha sido no poder visitar ningún sitio real.

 

Molienda de piedras con canto rodado, para preparar pintura.

 

INTRODUCCION

La propuesta de comenzar a indagar en el tema de las Pinturas Rupestres, surgió de una tarea áulica que se realizó durante el desarrollo de la Unidad 1 de Historia Argentina (1) ("Argentina Indígena"(2)), sobre las formas de vida de los primeros americanos que habitaron el actual territorio argentino.

Se partió de los pre-conceptos que surgieron acerca de los diferentes aspectos que hacen a la vida de aquellos habitantes, y en cuanto a las formas de comunicación se afirmó: "que los indígenas se comunicaban por medio del arte" (entre otras formas). Esa idea fue el disparador para trabajar el tema: La comunicación por medio del arte rupestre, y experimentar en la elaboración de pinturas y la aplicación de las técnicas, tal como lo harían los antiguos en las paredes de sus cavernas o frisos, según lo leído.

Esta experiencia, que se realizó en el aula, tuvo origen en la indagación de datos referidos a las formas y medios de comunicación utilizados por los diferentes grupos indígenas, a partir de los cuales se pudo conocer la existencia y conservación del arte rupestre: en nuestro país y, particularmente, la provincia del Neuquén.

Entonces se propuso la búsqueda de distintas fuentes, que tuvieran una información más específica, teniendo en cuenta ciertos aspectos que pudieran resultar como orientadores para un eficiente uso de la bibliografía obtenida.

La bibliografía fue variada, y permitió confirmar la idea que se tenía al principio, además de conocer que existen dos formas de arte rupestre: las pictografías o pinturas, y los petroglifos o grabados.

La experiencia áulica (3) consistió en pintar sobre piedras (pequeñas y transportables), y en una de las paredes del aula, donde se plasmaron formas de manos, nombres y algún animal, en estilo de negativo, positivo y de símbolos. Las pinturas fueron hechas (sin ningún criterio en particular), pero utilizando los materiales que se podían obtener, de acuerdo a las posibilidades y a los recursos naturales de la localidad. Así, se trabajó con: tierras de colores, carbón vegetal, yeso, yema de huevo, agua de vertiente, grasa animal, jugo de vegetales, etc.; después de un rato se comenzó a incorporar témperas (como pigmento), a fin de lograr variedad de colores, y la técnica que más se utilizó fue la de la aplicación digital y por medio de hisopos fabricados con cuero.

Toda esta experiencia dio origen a la idea de comenzar con el presente Trabajo de Investigación, el cual tiene como objetivo general, el propósito de:

Conocer aspectos del Arte Rupestre, que tuvo origen en la Prehistoria, y re-crearlo como una forma de comunicación actual.

Es decir que, dentro del marco de las Ciencias Sociales y de la Antropología concretamente, se trata de reproducir un hecho del pasado, un pedacito de la historia "estudiado", logrando primero:

-Interpretar lo realizado por los antiguos por medio de sus pinturas (sus actividades, sus símbolos, su economía, su organización, etc.); y luego,

-Experimentar la elaboración de las pinturas con elementos naturales, para llegar a su utilización como una forma de comunicación que puede ser propia de realidad actual.

Se planteó la necesidad de pensar qué cosas se querían conocer sobre el tema, como para ir definiendo el camino a recorrer en el proceso de investigación. Surgieron varios cuestionamientos, interesantes, que primero se agruparon y luego se priorizaron:

- Si participaban los niños en las pintadas.

- Cómo denominarían las pinturas

- Qué expresaban por medio de las pinturas.

- Por qué pintaban animales.

-Si sólo pintaban en las cuevas o cavernas, o en otro lugar.

-Sobre la forma que tenían de hacer las pinturas.

- Cómo hacer pinturas perdurables.

-Para qué las usaban, si sólo era para comunicarse o para otro propósito.

- Sobre los métodos y técnicas que emplearon.

De estos cuatro puntos, se desprende lo que se podría definir como problema, y a partir de los cuales surge la hipótesis de trabajo, que se formuló así:

Podemos comunicar significados de nuestra realidad actual, utilizando pinturas rupestres (elaboradas con elementos naturales), por medio de las técnicas que emplearon los antiguos.

Para la realización del Trabajo y la definición de la metodología empleada, fue imprescindible durante toda la investigación, valerse de los aportes de otras disciplinas de las Ciencias Sociales, las Ciencias Naturales, de Tecnología y de Artística, logrando su interdisciplinariedad temática y la aplicación de los conocimientos construidos en estas áreas, que permanentemente enriquecieron los procesos de interpretación y re-creación.

 

DESARROLLO

 

"Nosotros sabemos que la historia no comienza con nosotros mismos. Sabemos que detrás de nosotros hay toda una historia de pasos que se encuentran, que se alejan para reanudar de nuevo los encuentros."

(Rafael Rodríguez Díaz).

FUNDAMENTACION

En la Pcia. del Neuquén, se atesoran vestigios de un pasado que se hace casi presente, a través de una de las manifestaciones más exquisitas del hombre: el Arte Rupestre. Varios son los sitios que actualmente se conservan, y en los que todavía perdura parte de la historia.

Estas manifestaciones dan a conocer cómo era la vida de los antepasados: cómo vivían, qué actividades realizaban, qué símbolos tenían, qué información transmitían, cómo se comunicaban.

Cuando se pensó lo que los antiguos quisieron comunicar mediante las pinturas que dejaron, también se pensó en lo que se querría comunicar si nos pusiéramos a pintar. Desde esta perspectiva comunicativa, se ha interpretado el pasado; se ha podido imaginar cómo habrían sido las cosas, en ese recorrido de pasos precedentes que son parte indiscutible de la propia historia. Así se logró un acercamiento al Arte, en un contexto histórico fundamental para entender la descendencia que legaron los Antiguos.

 

ACTIVIDADES REALIZADAS

A partir de los cuestionamientos que surgieron, se iba consultando la bibliografía de referencia, en la que se encontraba respuesta a algunos de los planteos realizados, y entonces así se fue reduciendo el campo de investigación a los cuatro últimos puntos precedentes, expuestos en la Introducción. A la vez, también se encontraban imágenes de algunas pinturas que captaban la atención, y esto invitaba a adentrarse con placer en el mundo de las expresiones artísticas más antiguas.

 

METODOLOGIA:

1. Análisis de las formas, de imágenes publicadas:

Tipos de formas: ("variables cualitativas"(4)) Consistió en un somero análisis de las formas que se observaban en las imágenes de los libros y revistas que se iban teniendo a mano. Entonces, se fueron haciendo algunas "interpretaciones" de esas representaciones, tratando de descifrar el sentido y la significación que tienen. Sólo se pudo realizar una visita casual, al sitio "Piedra Pintada" en Pulmarí (Dpto. Aluminé)(5), en la que se vieron huellas de choique y algunas figuras humanas, el resto de las imágenes se analizaron con reproducciones gráficas.

Se observó que en algunas pinturas (tanto de Argentina, como de Europa) las formas se repetían, particularmente en las que se conformaban escenas de caza o de guerras; trazos muy finos y parejos, otros más grotescos. En cambio en otras, como en las pinturas de Huechahue (Dpto. Huiliches) una estancia que se encuentra a 60 Km. de Las Coloradas- se representaron símbolos que tenían cierta simetría y repetición geométrica, en las que se trabajó con paralelas y "escalas", y los trazos parecían delgados. Éstas resultaron muy similares a las conocidas guardas de origen mapuche, por lo que se podría llegar a suponer que no tienen un origen tan remoto. Por otro lado, en las representaciones de la Cueva de las Manos, se observó la repetición de las manos, pero no en forma de escena o de serie, por la superposición de negativos en distintas posiciones y de diferentes tamaños.

Aspectos estéticos y técnicos: Estas dos últimas representaciones, se tomaron como punto de partida y de referencia para conocer estos aspectos, que eran centrales en la investigación (6). En ellas se veían colores muy llamativos y variados. Al principio costó comprender cómo estaban plasmadas esas formas en las piedras, pero la información con la que se contaba disipaba las dudas. En las observaciones directas, en Las Coloradas y lugares aledaños, se comprobaba la existencia de tierras y piedras de muy variados colores, que se podían comparar con los colores que se veían en las fotos: colorados, blanco, verdes y amarillos-ocre. También llamó mucho la atención, la finura de algunos trazos, para pensar con qué los habrían hecho, y qué elementos se deberían emplear para ensayar.

 

2. Elaboración de las pinturas:

Selección de los elementos: De acuerdo a lo que se iba conociendo, se comenzó a buscar elementos naturales y artificiales, para la fabricación de pinturas como: recipientes varios, cañitas o tubos, cuero, morteros, palitos; piedras y tierras (marrones), arcillas o gredas, sangre fresca y seca (molida y rehidratada), yema de huevo, grasa animal, carbón vegetal, yeso, cal y agua de vertiente. Pequeñas piedras (laja y canto rodado), para pintar en ellas.

La selección de las tierras y piedras, se fue haciendo de a poco, puesto que no todas las que tenían colores interesantes, se podían deshacer; y esta etapa demandó bastante tiempo, hasta que se fue dando con aquellas que se lograban moler transformándolas en polvos finos (7).

Elaboración de mezclas y muestras. Observación y registro: Partiendo de lo realizado en la primera experiencia de aula, se prepararon diferentes muestras, mezclando solamente elementos naturales (8). Como ligantes se usaron sangre, agua, grasa y yema de huevo. Con estas mezclas se iba probando sobre pedazos de piedra laja, para ver qué se obtenía y cómo quedaban al secarse. Se obtuvieron colores oscuros y la sangre como "pigmento" no resultaba, porque al secarse se decoloraba. Se probó la incorporación de cal o yeso a algunas mezclas con la idea de fijarlas, pensando en la exposición a las condiciones climáticas propias de nuestra zona, particularmente: del viento. Esta presunción surgió a raíz de la lectura de un artículo en el que se hacía referencia al proceso de calcificación que se había observado en algunas pinturas, y que había permitido su conservación (9).

En un principio, se mantuvieron dentro del laboratorio de la escuela, en el cual se venían realizando todas las experiencias de moler, mezclar, probar, secar y registrar.

Después de varios días, se observó: que tanto al contacto con el aire como con el agua (de la canilla), quedaban iguales; ni el color ni la textura se habían alterado (sólo las que estaban hechas con sangre). Se podía suponer que resistirían la lluvia. Se frotaron con los dedos, y algunas se movían, sobre todo a las que se les había incorporado grasa animal.

Se pensó entonces, que también sería conveniente dejar algunas muestras a la intemperie, expuestas al sol, el viento, y tal vez la lluvia (10).

Mientras tanto, como se creyó necesario indagar más, sobre los componentes de las pinturas para tratar de encontrar pigmentos diferentes (más claros), se buscó una comunicación con profesionales de la UNC, que se sabe están en el tema. Pero no fue posible. Entonces, se continuó trabajando con información relevante (textos e imágenes), referida a pinturas de distintos orígenes y datas. Se siguió experimentando... leyendo... e interpretando.

El no tener referentes directos de Antropología o Historia, motivó al grupo a seguir buscando solo. Lo que representaba un gran desafío, para seguir encontrando las respuestas de cómo y con qué hacer pinturas ... durables y resistentes!, pensando que si los antiguos lo habían logrado, ahora también se podría.

Fue aquí cuando se lograr formular la Hipótesis con mayor precisión, de acuerdo a lo que se venía realizando:

Se pueden elaborar pinturas rupestres durables, sólo con elementos naturales, y utilizarlas por medio de las técnicas antiguas, en diferentes superficies

Se trató de comprender cuál era el contexto en el cual los antiguos habían desarrollado sus técnicas pictográficas, para ver si se encontraba alguna pista, y se leyeron varios textos en los que se hacía referencia a las características de la prehistoria americana. En éstos se hallaron datos referidos a los elementos que usaban para casi todos los quehaceres cotidianos, y fundamentalmente del uso de la piedra, la madera y el cuero, ya que se trataba de grupos de cazadores y recolectores.

Después de varios intentos, se logró una conversación con la Prof. Teresa Vega de la UNC, que sirvió, fundamentalmente, para obtener información acerca de los componentes de las pinturas que ella conoce y ha investigado.

De ésta se rescató que las pinturas estaban hechas principalmente de elementos minerales (11); que había que poner mucha atención en las piedras y tierras que se tuvieran cerca y dedicarse a molerlas, hasta obtener polvillos finos, los cuales habría que "ligar" con agua de vertiente, yema de huevo o sangre. Esto confirmó el error de considerar la sangre como pigmento, y no como simple aglutinante.

 

3. Utilización de las pinturas:

En ese momento se presenta otro desafío. En el pueblo se organizó una pintada de murales, a la que se convocó al grupo a raíz del trabajo que se venía haciendo y que era de público conocimiento. Se pensó de qué manera esto se podía aprovechar en beneficio de la investigación, y surgió el acuerdo de organizar en dos el espacio que fuera cedido, con el objetivo de realizar dos experiencias: una de creación y otra de reproducción.

Organización del espacio: La primera consistiría en representar, individualmente, cosas que son significativas en la vida real en lo personal. Es decir, que cada uno con un pequeño espacio, comunicaría algo suyo expresando libremente cualquier significado de la vida cotidiana. Y en la segunda experiencia, se reproduciría una composición de manos en negativo, descifrada y copiada de las fotos que muestran las producciones hechas en la "Cueva de las Manos".

El esquema fue:

 

 

Esta tarea permitiría una aproximación a los propósitos de la investigación, dado que se lograría utilizar la pintura (re-creada (12)) para comunicar significados actuales por un lado, y para reinterpretar una producción antigua, por el otro. Estas expresiones quedarían a la vista de los pobladores, que a su vez podrían "interpretar" las representaciones hechas en el mural.

Selección de las técnicas y colores: A la vez que se elaboraban las muestras de pintura, tres eran las técnicas que se venían ensayando, en el laboratorio: de soplado, aplicación digital y con paños de cuero, en superficies líticas pequeñas. Ahora se tendría la oportunidad de ensayarlas en una superficie grande, que además implica una organización mejor y más eficiente de los espacios, de la cantidad de pintura y de la práctica de las técnicas.

Se trataba de una pared de bloques, por lo que se suponía podía ser más complicado que una pared de piedra, ya que aquélla es más rugosa y porosa. De todas maneras se eligió una de las paredes que estaba sin blanquear, con la intención de probar sobre una superficie distinta a la que se había utilizado en el aula, durante la primera experiencia, sin revoque ni pintura. Pero para esto, habría que obtener más variedad de colores...

 

 

En tanto, se observaron todas las fotos de la "Cueva de las Manos" con las que se contaba, para componer el fragmento y se hizo un "ensayo" en papel con diferentes colores, superponiendo tres y dos negativos realizados con diferentes tonos de sombreado. Este ensayo se reprodujo en el mural sobre un fondo de marrón con: blanco, verdes, amarillo, rosado y negro, logrando una buena combinación de colores contrastantes. El marrón de fondo (13) dado a la pared, no contrastó demasiado con el gris de los bloques, pero sirvió para hacer resaltar sobre él el rosa (14), el verde y el amarillo. Pero aún quedaba pendiente lograr los rojos.

Todos los colores que completaron las gamas obtenidas al momento, fueron obtenidos con tierras de colores que se consiguieron cerca del Paraje Pte. Picún Leufú, del Dpto. Catán Lil y una del valle del río Chubut.

La tarea que prevaleció en los días siguientes fue la de moler las piedras y tierras, y preparar muestras con los nuevos colores que se dejaban en los tubos de ensayo, para ver cuánto decantaban las partículas y ver la necesidad de moler o tamizar más o menos.

Si quedaba un polvillo muy grueso, se sabía que con el agua solamente no se lograría aglutinar o ligar lo suficiente, así que se probó incorporando yema de huevo y cal. De esto resultaron texturas medianamente espesas. No obstante, todas eran mezclas heterogéneas, así que tarde o temprano, las fases se separaban por decantación. Y se iban usando.

Las técnicas que se ensayaron en el mural fueron:

- La de soplado con tubos delgados sorbiendo la pintura y arrojándola contra la pared, y soplando pintura acumulada en un pedazo de cuero,

-La de aplicación con cuero con pelo (15)

-La de salpicado con pelo animal (16).

 

Ensayo de la técnica de soplado, sorbiendo y arrojando con tubo.

 

Todas tenían alguna dificultad que se iba superando con la práctica: la espesura de las mezclas para ser sopladas en tubos; la posición que había que adoptar con las manos y antebrazos; requerir de la colaboración de otro; la pintura se deslizaba y no se adhería rápidamente; etc.

Algunas consideraciones generales: Posteriormente, se hizo el planteo respecto de qué elementos se estaban usando para moler, mezclar y tamizar, y que no serían los que usaban los antiguos: morteros, gasa, colador, cuchillo, instalaciones de laboratorio, etc.. Así comenzaron a surgir planteos e interrogantes como: ņqué diferencias habría entre sus formas y las que se ensayaban?...ņsi lograrían la misma fineza que se obtiene con el mortero?... ņsi sentirían el "asco" que se sentía al oler las mezclas?...y al prepararlas en la boca con saliva?... cómo lograrían la eficiencia en la las técnicas?

Algunas de las respuestas fueron inmediatas, por lo que se podía suponer (según los datos cronológicos), por lo que se podía comprobar empíricamente, y por lo que se pudo rescatar de la fuentes bibliográficas. Por ejemplo: se probó la molienda de tierras con piedras bocha, raspado con cuchillo y con mortero. Se compararon y se observó que casi todas las tierras quedaban mejor molidas a piedra que con mortero, pero con el filo de un cuchillo se lograba un polvillo finísimo. Esto hacía suponer que, en la antigüedad, las piedras eran molidas a piedra y no con otros elementos, y que la forma de hacer las cosas responde a una época diferente, en la que se está acostumbrado a utilizar otro tipo de elementos. O también se supo que la técnica del soplado, fue dificultosa para los antiguos, e incluso Casamiquela (ob.cit.) "descarta" su aplicación.

Vale la pena hacer una referencia a las formas que se lograron en las representaciones del mural. Si bien no se podría hacer una clasificación de estilos a la altura de algunos investigadores, es posible encuadrarlas en un tipo de clasificación parecido al que propone Pedersen (1968;1970): "pinturas del tipo simbólicas" (17); porque se representaron símbolos que son propios de la actualidad ("un mate", "una casa", "música", etc.), que no tienen estilos de grecas o formas zoomorfas (18).

En el armado del diseño del mural, prevaleció la idea que se explica en la Fundamentación, y que es la que dio origen al título del mismo. Rescatando las palabras textuales de las alumnas, esto se resumiría así:

"En "Mi historia", pintamos o expresamos lo que queremos sobre nosotros o nuestro pueblo. En "su historia...", pintamos manos en negativo que representan a nuestros antepasados. Y así, se forma "nuestra historia" en la composición total del mural".

 

Composición del mural, sobre superficie de bloques, en la que se utilizaron todos los colores.

 

Es importante comentar que durante el desarrollo de las actividades, sólo se contó con bibliografía básica que aportaba escasa información teórica, pero igual se pudieron reforzar muchas nociones a partir de lo que se hacía. Casi al final del Trabajo, recién se pudo obtener bibliografía más específica, que contribuyó a ampliar los conocimientos construidos.

 

4. Evaluación:

La metodología de evaluación empleada en relación a la elaboración de las pinturas, básicamente ha sido la observación directa, a partir de la cual se fueron realizando los registros correspondientes (de los cambios, fórmulas, pruebas en diferentes condiciones, elementos utilizados, etc.), durante el desarrollo de las actividades específicas del trabajo.

Se recurrió a una pequeña estación meteorológica instalada en una institución educativa local, para registrar los días y cantidad de lluvia caída, y poder observar las condiciones en las que permanece el mural a lo largo de diez meses. Por otro lado, esto se complementó con dos registros fotográficos, para comparar distintos momentos de la durabilidad de las pinturas, y se observó que las pinturas han ido perdiendo intensidad en su coloración.

También se realizó una pequeña encuesta a pobladores de Las Coloradas y visitantes, respecto de si conocían el mural y qué opinión les merecía. Esto tiene que ver con la intención de que los significados elegidos, pudieran ser interpretados por otras personas. Las respuestas fueron variadas, respecto de la interpretación; y en relación al conocimiento sobre pinturas rupestres, no es muy generalizado.

En relación a los contenidos teórico-prácticos, la forma más concreta de evaluarlos fue a partir de las lecturas que se pudieron hacer (en la etapa final) de los autores mencionados, y de las consultas que se le hicieron a dos profesionales, con las observaciones y sugerencias correspondientes. Todas estas, se fueron comparando con los conceptos que habían surgido, pudiéndolos rectificar o ratificar de acuerdo a lo analizado en las experiencias. Esto permitió que se pudieran conocer y aprender: los procedimientos que los antiguos realizaron para pintar, el sentido de algunas representaciones, quiénes participaron de las pintadas, sus hábitos de vida, el hábitat en que vivían, la necesidad de incorporar ciertos materiales en las mezclas, etc.

Para finalizar con el desarrollo, cabe mencionar algunas de las dificultades que se fueron presentando, y que de alguna manera no permitieron un mejor desarrollo de la investigación:

-el poco acceso que se tiene desde la localidad a distintos lugares, ya sea para consultar a personas o libros que tienen información sobre el tema, como para buscar tierras;

- lo complicado que resulta armar un viaje, por ejemplo, para conocer personalmente los sitios de la región.

 

CONCLUSIONES

En relación a los propósitos de la Investigación, se puede afirmar que ha sido posible aproximarse al cumplimiento casi total de ellos, ya que se ha logrado conocer e interpretar aspectos del Arte Rupestre, a través de las experiencias realizadas y de la información obtenida en las lecturas referidas a estudios específicos del Arte Rupestre Patagónico y, en particular, el Neuquino.

Esto fue aportando directamente a poder interpretar el contexto general en el que vivieron los antiguos, a la vez que se ensayaban procedimientos que dieron lugar a la re-creación de las pinturas y las técnicas.

Si bien ha sido factible elaborar pinturas con elementos naturales ( utilizando piedras, tierras, yema de huevo, carbón yeso, etc.,), no se ha podido comprobar la durabilidad que éstas pueden tener en más de siete meses. No obstante, por estar expuestas a la intemperie al haber sido plasmadas en un mural, se podrá continuar su observación y ver cuánto resisten al sol, al viento y a las lluvias (en época húmeda), y evaluar su calidad. Es interesante rescatar como un aporte a esto último, que durante la pintada, una remera se tiñó accidentalmente, y a pesar de varios lavados, la pintura quedó fijada. Lo que conduciría a pensar que la composición de las pinturas es de buena calidad.

De todas formas, se puede presuponer que mucho no van a durar en la superficie de bloques, por el desgaste que ésta suele tener con la acción del viento fundamentalmente. Por lo tanto la durabilidad, quedaría supeditada a dos factores: el climático y el de la calidad.

En relación a las superficies que se usaron, hay que señalar que ha sido notable la diferencia entre piedras laja y canto rodado, respecto de la pared de bloques; por ser ésta demasiado rugosa, no resultó muy fácil de cubrir. Por esto será importante utilizar otro tipo de superficie (por natural y por lisa), donde seguir ensayando algunas técnicas, particularmente la de soplado (que no se ha podido descifrar del todo) , en la que la pintura se note más.

 

Composición de manos en negativo, Reproducción del sitio "Cueva de las manos", Sta. Cruz.

 

Por otro lado se piensa que por pertenecer a momentos históricos diferentes, tanto los antiguos como las investigadoras, han tenido estilos de vida distintos; de esto se desprende la idea de que en la actualidad no se usan los sentidos de la misma forma para relacionarse con la Naturaleza como lo hacían ellos; que las mezclas que se sienten malolientes, ellos tal vez las sentirían bien; o que el uso de determinados recipientes y la manera de preparar las mezclas probablemente han sido diferentes, y que esto pueda influir en los métodos de elaboración;

Por ello es posible concluir que aún no se logre reproducir con exactitud las técnicas que los antiguos utilizaron, y que probablemente no se logren las mismas pinturas.

En cuanto a las expresiones que se pintaron en el mural, y según la opinión de algunas personas consultadas, se puede presuponer que no se interpreta el fragmento de negativos, porque se desconoce la existencia del sitio original en Sta. Cruz; pero sí se interpretan símbolos cotidianos como "un mate", y se valora el mural como medio de expresión.

Muchas son las incógnitas que quedan, respecto de los colores, las texturas, las técnicas y, especialmente, de la calidad de las pinturas… Como así también las expectativas que se tienen respecto de las posibles interpretaciones que se puedan hacer.

Pero todo esto será parte de una interesante proyección, que invita a seguir recorriendo el camino andado por los antepasados neuquinos.

 

NOTAS

1.Ésta corresponde al programa de los Contenidos Básicos Comunes de la Enseñanza General Básica del Area de Ciencias Sociales de 6° grado.

2.Denominación tomada de los CBC para la EGB, en ellos considerada como una simplificación en el texto, cuando se debería hablar de los indígenas que habitaron el actual territorio de nuestro país. Nosotros más adelante haremos referencia a los "antiguos" , a los "primeros americanos" , a "primeros habitantes".

3.La actividad fue articulada y realizada con la docente del área de Plástica.

4.Sólo consideramos las nociones líneas, repetición y simetría. Sin hacer un análisis profundo, más bien intuitivo. En "El Arte Rupestre en la Pcia. del Neuquén. Un Aporte Metodológico", publicado por la Prof. Teresa Vega y su equipo, en Internet, se hace un análisis interesante donde se incluyen otros aspectos. Incluso se detallan los conceptos de isometría, homeometría y catametría.

5.Por cuestiones de transporte y mal tiempo, no se ha podido regresar al sitio al que no pudo asistir todo el grupo de investigadoras..

6.Porque en cuanto a las formas, cada una se expresaría de manera espontánea, sin detenerse a premeditar qué tipos de significados personales y/o comunitarios de la vida actual, se harían.

7.Se sabía que cuanto más finas las partículas, más fácil sería aglutinarlas o ligarlas. Por ello era indispensable dedicarse a esta tarea de moler, que dicho sea de paso, se hacía con los morteros del laboratorio de la escuela. Luego, se tamizaba con colador de alambre o gasas superpuestas.

8.No se incorporaron pigmentos artificiales en ningún momento.

9 En principio sólo se tomó esta referencia como un simple comentario, pero en lecturas posteriores se confirmó la inferencia de incorporar cal o yeso: SCHOBINGER y GRADIN ob.cit. pág.34; ASCHERO ob.cit.

10. Cabe recordar que la época de humedad en Las Coloradas se concentra en el otoño y el invierno, y el Trabajo comenzó en primavera.

11.En una comunicación telefónica, la Prof. Vega dijo que conocía varios de los sitios de nuestra zona, y que en todos, las pinturas estaban hechas con piedras y "ligantes" naturales como agua, yema y sangre. La Prof. Vega es actual docente de Historia del Arte, en la Fac. de Turismo y tiene varias publicaciones que estudian aspectos estéticos del Arte Rupestre Neuquino, a las cuales se pudo acceder al final del Trabajo,

11.Casamiquela en su ob.cit., hace referencia a que uno de los elementos técnico-estilísticos que caracteriza los motivos de manos rupestres de la Patagonia, es el fondo de pintura artificial(?) que daban sobre la piedra, previo al estarcido o negativo. También en el mural se realizó, dándole un carácter similar.

12.Se usa este término para expresar la idea de reproducir algo que ya fue descubierto o inventado; y se establece la diferencia con el término "recrear", con el que se expresa la idea de transformar o renovar algo que se está inventando.

13. Casamiquela en su ob.cit., hace referencia a que uno de los elementos técnico-estílísticos que caracteriza los motivos de manos rupestres de la Patagonia, es el fondo de pintura artificial que daban sobre la piedra, previo al estarcido o negativo. También en el mural se realizó, dándole un carácter similar.

14.Este color se obtuvo de una piedra, extraída del Valle del río Chubut, que fue raspada a cuchillo pudiéndose obtener un polvillo finísimo.

15.Los tipos de cuero utilizados son de animales caprinos y ovinos, que son los más comunes en nuestra zona, y los más prácticos por el pelo y la lana.

16.También se usó pelo de caballo que, sólo se sujetó con la mano formando una especie de ovillito, a modo de pincel.

17.Casamiquela (1976), donde se refiere a las diferentes clasificaciones que se hacen respecto de los estilos y formas, hechos por distintos estudiosos.

18.Se denomina grecas a las representaciones similares a las antiguas guardas griegas, y zoomorfas a las que representan animales.

 

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

ALONSO, M.; ELISALDE, R.; VAZQUEZ, E. "Historia: la antigüedad y la sociedad feudal". Ed. AIQUE

ALVAREZ, G. "Neuquén, su historia, geografía y toponimia". Gob. de la Provincia del Neuquén. 1991.

ASCHERO,C.A. "ARQUEOLOGÍA Y ARTE EN LA PATAGONIA CENTRAL: Proyecto de Documentación y Preservación del arte Rupestre Argentino". JORNADAS INTERNACIONALES DE ARTE RUPESTRE: "El rastro más antiguo de la espiritualidad humana". Salta, Argentina. 1997. Documento en línea: www.antropología.com.ar , www.naya.com.ar. Equipo NAyA / 1996-2000.

BISET, A.M.; GREGO, M.E.; VARELA, G. Programa de Apoyo Solidario a la Educación Pública, UN NIÑO, UN PUEBLO. Revista "NEUQUÉN: 10.000 años de Historia", Nľ 1. CALF - ATEN. Nqn. 1994.

CASAMIQUELA, R.M. "El Arte Rupestre de la Patagonia". Ed. Siringa Libros. Nqn. 1976.

MENGHIN, O. "Las Pinturas Rupestres de la Patagonia". RUNA, Archivos para las Ciencias del Hombre, Vol. V, Buenos Aires. Instituto de Antropología, Fac. de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires. 1952.

REGISTRO METEOROLÓGICO. Fundación Hueche. Las Coloradas.

Revista MACHETE — Año 3 N 21. PANGEA EDITORA. Neuquén.

Revista MACHETE — Año 3 N 22. PANGEA EDITORA. Neuquén.

Revista MAGAZIN Semanal — Publicación de Suplementos Semanales S.A. Año 3 N149 , 1994. Bs. As.

Revista MAGAZIN Semanal — Publicación de Suplementos Semanales S.A. Año 6 N297, 1999. Bs. As.

Revista MAGAZIN Semanal — Publicación de Suplementos Semanales S.A. Año 6 N300 1999. Bs. As.

Revista MAGAZIN Semanal — Publicación de Suplementos Semanales S.A. Año 6 N351 1999. Bs. As.

ROMERO, J.L..; "Breve Historia de la Argentina", Ed. Tierra Firme.

SCHOBINGER, J. "El Arte Rupestre de la Provincia del Neuquén", Anales de Arqueología y Etnología. T XII pág. 115 a 227. Mendoza. 1956.

SCHOBINGER, J.; GRADIN, C. "Cazadores de la Patagonia y Agricultores Andinos". Encuentro Ediciones, Madrid. 1985.

VEGA, T. "El Arte Rupestre en la Provincia del Neuquén. Un Aporte Metodológico". 1997. Documento en línea: www.antropología.com.ar, www.naya.com.ar . Equipo NAyA / 1996-2000.

 

AGRADECIMIENTOS: Este espacio está dedicado a los que nos ayudaron, alentaron y orientaron: nuestras familias, el Maestro Carlos Montoya, la Prof. Susana Rodríguez y la Antropóloga Laura Acevedo.

 

*Titulo original: "Mi historia, su historia... nuestra historia – El Arte Rupestre una forma de expresión actual–".

 

 

¿Preguntas, comentarios? escriba a: rupestreweb@yahoogroups.com

Cómo citar este artículo:NICOLÁS, Mariana. "Recreación de pinturas rupestres:una experiencia pedagógica". En Rupestre/web, http://rupestreweb.tripod.com/pedagogia.html

2001

 


[Rupestre/web Inicio] [Artículos] [Zonas] [Noticias] [Vínculos] [Investigadores] [Publique]

 

Esta pagina ha sido visitada veces desde abril de 2004