Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

 

 


Prospección inicial de los petroglifos del abrigo de Perico (Honda,Tolima).

Diego Martínez Celis. Investigador de arte rupestre colombiano. E-mail: ciudadanomartinez@yahoo.com

 

INTRODUCCIÓN

El panorama del arte rupestre colombiano, desde una revisión bibliográfica y de la historia de su investigación, parecería mostrar al altiplano cundiboyacense (departamentos de Cundinamarca, Boyacá y Santander), como el territorio que más densidad y profusión de vestigios rupestres posee. Esta lectura sin embargo debe hacerse teniendo en cuenta que han sido principalmente investigadores emplazados en esta región (Triana, Silva Celis, Cabrera Ortíz, Pérez de Barradas, Botiva, etc) quienes interesados en el estudio de su entorno geográfico más próximo, han emprendido las labores de búsqueda y documentación de yacimientos rupestres, focalizando asi, en este territorio, sus investigaciones.

Mas allá de estas fronteras, aparecían cada vez mas escasos los denuncios de sitios con petroglifos o pictografías, a no ser por esporádicos informes, la mayoría de segunda mano, o citados de otras fuentes. Sin embargo, en los ultimos años se han sumado una gran cantidad de nuevos sitios que vienen a ampliar el restringido panorama que podía inferirse a partir de la bibliografía tradicional. En un mapa publicado por el ICANH(Botiva, 2000) se puede constatar la existencia de arte rupestre en prácticamente todo el territorio nacional, lo cual es corroborado por diversos informes publicados en los ultimos 10 años: Chiribiquete (Castaño, 1998), Caquetá (Urbina, 2000), Santander (Pinto et al,1994), Huila (Tovar et al, 1994) Isla Gorgona (Arguello, 2001) y muchos otros denuncios aislados, algunos provenientes de prospecciones producto de reconocimientos en labores de arqueología de rescate.

A pesar de la amplitud de este nuevo panorama, aun sigue siendo muy estrecho el margen de posibilidades explicativas que puedan inferirse de la información registrada y publicada de estos yacimientos. La precariedad en el abordaje teórico, el desconocimiento de las nuevas metodologías aplicadas al estudio del arte rupestre y los pocos recursos que se destinan a las labores de documentación y registro, son algunas de las constantes que se pueden percibir al analizar el material disponible.

Evidenciadas estas carencias, y teniendo en cuenta el desigual desarrollo que regionalmente ha presentando la investigación rupestre en el país, se ha hecho necesario coordinar, a nivel nacional, estrategias para implementar los nuevos enfoques y metodologías que se vienen desarrollando.

La visita al yacimiento que aquí se presenta, fue en parte posible gracias a una beca de investigación financiada por el Ministerio de Cultura (Modelo metodólógico para documentar arte rupestre. Martínez, Muñoz y Trujillo, 1998)* la cual tenía por objeto sistematizar y normatizar el registro de sitios rupestres en el país, fundamentándose en que la documentación y el registro de los petroglifos y pictografías deben ser la base para iniciar cualquier investigación y para tomar medidas de preservación del arte rupestre. Desafortunadamente, los resultados de esta experiencia no han podido ser publicados, y sólo han sido parcialmente presentados en algunos congresos (Ripon, 1999; Bogotá, 2000). Así mismo su implementación no ha podido "oficializarse" y tampoco ha sido posible conseguir recursos económicos para realizar trabajos sistemáticos con el rigor que implica esta nueva metodología.

El reconocimiento y documentación inicial del abrigo de Perico, pretende por una parte constatar la existencia de sitios con arte rupestre por fuera del entorno del altiplano y evidenciar la insospechada riqueza iconográfica que poseen estas manifestaciones en otras regiones del territorio nacional. Se intenta asi responder a la creciente necesidad de divulgar y hacer conocer la existencia de estos vestigios arqueológicos para consideración de la comunidad académica, y al mismo tiempo para generar conciencia en el público y las entidades encargadas de salvaguardar el patrimonio cultural. De esta manera se pretende también propiciar su conservación. Lo que no se da a conocer, no se valora; por lo tanto, no se protege.

 

Localización geográfica del Abrigo de Perico.

Esquema de acceso al lugar y corte topográfico esquematizado de la zona. A partir de un detalle de la plancha del IGAC 207-II-A

 

EL ABRIGO DE PERICO

Localización

En medio de una de las colinas aisladas características de la Formación Honda, en el Valle medio del río Magdalena (Municipio de Honda, Tolima) y a 350 m.s.n.m. se encuentra un abrigo rocoso que se abre, como palco de observación, hacia el pequeño valle que forma la quebrada Perico en predios de la finca San Antonio ( N.05 15.388 W.74 45.001). Oculto por una isla de bosque tropical, en una actual zona ganadera con erosión severa, bajas precipitaciones y una temperatura media de 28 C, el abrigo de Perico se resiste a desaparecer y conserva, aunque en muy precario estado, uno de los más extensos páneles de petroglifos que se han registrado hasta la fecha en el territorio nacional (14 m. de largo x 3 m. de alto aprox.)

 

Panorámica y emplazamiento del abrigo. Vista hacia el sur desde el valle de la quebrada Perico.

 

Estado de conservación

El abrigo esta conformado por areniscas tobáceas, dispuestas en sedimentos a manera de terrazas invertidas y de frágil consolidación. Este delicado soporte de origen volcánico presenta un alto grado de deleznabilidad, lo cual es evidente en el desigual carácter de la superfíicie de los grabados. Estos presentan fracturas severas, despendimientos y la descamación generalizada de la pátina, que en este yacimiento se percibe de color gris oscuro. Las condiciones ambientales del trópico hacen del lugar un excelente refugio para colonias de insectos y aves; se pueden reconocer termiteros y perforaciones dejadas por una especie de abeja que incuba sus huevos y construye su colmena sobre la superfície del abrigo (ver detalle del Grupo No.2). Estas huellas y las de antiguas colonias se extienden a lo largo de todo el pánel. Igualmente pueden reconocerse algunos grafismos mas recientes (grafittis) que han sido elaborados con la misma técnica de los petroglifos y el retocado vandálico de algunos surcos con sustancias blanquecinas (tizado). Se hace imprescindible una pronta intervención para aseguar su conservación.

 

Panorámica del perfil del abrigo. Vista al occidente.

 

Esquema volumétrico simplificado del abrigo.

 

La técnica

Debido a las especiales condiciones del soporte y a su bajo grado de dureza, los petroglifos pudieron ser elaborados con la técnica del rayado, esta va desde insiciones muy finas (1mm de espesor), hasta el raspado de áreas más grandes que delimitan los contornos de los diseños. En la mayor parte del panel, la incisión sobre la pátina gris original, dejó al descubierto un área más clara, lo que por contraste hace más evidentes los grafismos. Esta característica fue utilizada por sus ejecutores para crear juegos de forma-contraforma (ver grupo No. 5), con los cuales es posible reconocer los diseños ya sea en las áreas de sustracción del soporte o en las de la pátina grisácea no alterada.

 

Transcripción de la totalidad del mural. Los motivos se dividieron en 6 grupos (ver detalles mas abajo)

 

Iconografía

A diferencia de los petroglifos inscritos por percusión sobre rocas areniscas mas duras, los del abrigo de Perico poseen un carácter particular que los hace únicos en el contexto nacional: la posibilidad de grabar por insición (rayado) permite lograr detalles más refinados que se aproximan a los logrados por medio de la técnica del dibujo con pigmentos. De esta manera es posible reconocer "facciones" en los "rostros" de las figuras, achurados concéntricos (Grupo No.5 especialmente)," tocados" y texturas como el "plumaje" de las posibles representaciones de aves de la figura del Grupo No. 2.

El juego forma-contraforma es también una de las características especiales de este yacimiento. En el Grupo No. 5 se puede observar una sucesión de figuras antropomorfas inscritas en rectángulos, los cuales estan grabados de tal manera que son las secciones en alto relieve ( y no los bajo relieves, como es tradicional) las que evidencian los contornos de los diseños.

Como constante de diseño, se puede percibir la configuración rectangular-vertical de las figuras, estas suelen agruparse de tal manera que semejan bloques alineados. Algunos parecen representar figuras humanas, con brazos y piernas flexados (Grupo 2) o extendidos (Grupos 3 y 5); con cuerpos achurados o en forma de rombos concéntricos. También parecen identificarse algunas aves (detalle Grupo 2) y otros seres de más incierta aproximación (Detalle Grupos 2 y 3).

En un informe publicado en 1989, el arqueólogo Arturo Cifuentes asegura reconocer buhos, jaguares, arañas, simios, escarabajos y figuraciones chamánicas...Consideramos que la identificación del género y especie de las figuras plasmadas en este tipo de representaciones resulta ser un ejercicio especulativo y con alto grado de subjetividad; desde nuestro punto de vista no nos fue posible identificar estos seres. Por tal razón no entramos aqui a hacer aproximaciones de este tipo ni mucho menos extrapolaciones simbólicas o funcionales, solo las nominamos con un referente cercano para referirnos a la apariencia formal de los diseños.

 

GRUPO No. 1. Transcripción

 

GRUPO No. 2. Transcripción (Ver sectores resaltados abajo).

GRUPO No. 2. Detalles.

Arriba izq. Petroglifo de incierta representación. Este motivo ha sido resaltado vandálicamente (tizado).

Arriba der. Posibles representaciones de aves (¿buhos?) asociadas a un antropomorfo.

Abajo centro. El grabado, realizado por incisión, se interrumpe en el borde de un alero desprendido. En la parte superior se puede apreciar la disgregación granular del soporte, producto de la labor de un insecto.

 

GRUPO No. 3. Transcripción

GRUPO No. 3 Fotografía.

En este grupo el interior de los surcos aparece más oscuro que la superfície. No se ha determinado aún si esto se deba a la aplicación posterior de alguna sustancia, o a algún otro tipo de fenómeno producto del intemperismo.

 

GRUPO No. 4. Transcripción (Ver sector resaltads abajo).

GRUPO No. 4 . Detalle. Nótese el disgregamiento de la pátina original de la superficie

 

GRUPO No. 5. Transcripción (Ver sectores resaltados abajo).

GRUPO No. 5 Detalles.

Se aprecia la combinación de altos y bajos relieves (forma-contraforma) para definir la apariencia final del diseño grabado.

 

GRUPO No. 6. Transcripción (Ver sector resaltado abajo).

GRUPO No. 6. Detalle.

Este diseño ejemplifica el patrón rectangular-vertical (en bloque) característico del yacimiento. Parecería representar una figura humana con tres áreas diferenciadas: cabeza (con facciones), tronco (achurado) y extremidades inferiores.

 

Antecedentes arqueológicos

Muy cerca al abrigo se realizó una prospección (Cifuentes,1989 -1991), como parte de un reconocimiento del valle del río Magdalena en la región de Honda. En la excavación de un aterrazamiento distante 500m del cauce de la quebrada se encontraron evidencias cerámicas y material lítico que definen dos períodos de ocupación . Se tomó una muestra de carbón al finalizar el estrato de la segunda ocupación, la cual arrojó una fecha de 370+/-60 A.P. (s. XVI). Esta cerámica tardía presenta baño rojo y decoración incisa, consistente en achurados cruzados, formas triangulares, presiones circulares y líneas paralelas. Cifuentes, en un intento de asociación con los petroglifos hace una aproximación al corresponder este tipo de decoración con las formas grabadas en el abrigo.

Desafortunadamente el carácter básico de los trazos (achurados) de la cerámica hace poco factible establecer una relación iconográfica que permita hacer algún tipo de inferencia contextual. La definición de los patrones iconográficos de referencia tiene que estar sustentada por una más compleja y elaborada manera de" releer" los grafismos presentes en estos objetos arqueológicos. El mero reconocimiento de puntos o rayas, a manera de unidades de análisis, no es suficiente para definir rasgos de comparación. Estos elementos deben inscribirse en una estructura más amplia, desde la que se pueda identificar, con base en relaciones formales, sistemas de representación mejor definidos.

Aunque un estudio iconográfico comparado más exhaustivo siguiera mostrando pocas correspondencias, esto no sería suficiente para dejar de lado la opción de asociar el arte rupestre y la cerámica de Perico a un mismo contexto cultural, pués no sabemos cómo se comporta el componente ideológico al manifestarse en dos soportes tan disímiles, es decir, el mismo grupo humano pudo haber realizado ambas manifestaciones sin necesariamente compartir los mismos rasgos formales; así como también pueden encontrarse rasgos iconográficos similares entre objetos relacionados a contextos culturales geográfica y etnohistóricamente diferenciados. La sugestiva analogía entre algunos de los motivos del abrigo de Perico (área Panche en el s.XVI) y las figurillas de arcilla burda propias del área Guane (Noreste del altiplano cundiboyacense) ejemplifican este último caso.

 

Petroglifo. Detallle del Grupo N. 5. Algunas de estas representaciones se podrían asociar formalmente a otros vestigios culturales precolombinos, en este caso la figura recuerda a las estatuillas de arcilla burda de la cultura Guane.

Figuras de barro del área Guane (Santander)

 

Proyección

El material resultado de este primer reconocimiento del abrigo de Perico, se sintetizó en un informe gráfico acopiado en fichas de registro (Martínez, Muñoz, Trujillo, 1998). Como base documental se partió de fotografías tomadas secuencialmente, de izquierda a derecha y luego ensambladas y resaltadas en computador. Sobre este material se realizó, mediante convenciones, una primera aproximación al diagnóstico del estado de conservación.

Tratándose de la primera experiencia en la aplicación de un modelo metodológico, el informe aún es precario, teniendo en cuenta que el trabajo no se realizó como parte de una investigación arqueológica con preguntas específicas ni en el marco de un proyecto regional sistemático. Tampoco existía (ni existe aún) la posibilidad de realizar algún tipo de programa de intervención para asegurar su conservación. Se pueden asi reconocer muchas carencias, pero es de esperarse que este tipo de experiencias propicien nuevas dinámicas investigativas en el futuro.

De esta manera cabe aclarar que cualquier aproximación al registro, investigación y conservación del arte rupestre debería ser abordada por un equipo interdisiciplinario con el cual se logren articular los datos de los diferentes tópicos implicados en su estudio. Así, geología, biología, conservación, iconografía, arqueología, topografía, fotografía, informática, etc., son algunas de las disciplinas desde las cuales se lograría aportar para iniciar un verdadero abordaje científico en torno a estas manifestaciones.

 

*Nota: El material que aquí se presenta ha sido especialmente editado por el autor para su publicación en RUPESTREWEB, las gráficas, fotografías e ideas expresadas son de su expresa autoría y no comprometen a la Beca "Modelo metodológico para documentar arte rupestre" ni a los coautores de la misma. Para mayor información y acceso a la totalidad de las fichas de documentación de este sitio pueden remitirse al autor (ciudadanomartinez@yahoo.com ) o al Ministerio de Cultura, Programa de Beca Nacionales, Bogotá.

 

¿Preguntas, comentarios? escriba a: rupestreweb@yahoogroups.com

Cómo citar este artículo:MARTINEZ CELIS, Diego . "Prospección inicial de los petroglifos del abrigo de Perico (Honda, Tolima)". En Rupestreweb, http://rupestreweb.tripod.com/honda.html. Bogotá, 2002

 

BIBLIOGRAFÍA CITADA

 

Argüello G., Pedro M. Petroglifos en la isla Gorgona (Pacífico colombiano), En Rupestreweb, http://rupestreweb.tripod.com/gorgona.html. 2001

Botiva C., Alvaro. Arte rupestre en Colombia. Mapa plegable. ICANH, Bogotá, 2000.

Cifuentes, Arturo. Prospecciones y reconocimientos arqueológicos en el valle del Magdalena, Municipio de Honda (Tolima). En Boletín de Arqueología, FIAN año 4 No. 3. Bogotá, 1989.--- Dos Períodos arqueológicos del valle del río Magdalena en la región de Honda. En Boletín de Arqueología FIAN, Año 6 No. 2, Bogotá, 1991.

Castaño, Carlos (Editor). Parque Nacional Natural de Chiribiquete, la peregrinación de los jaguares. Ministerio del medio ambiente, 1998.

Martínez C. Diego; Muñoz, Guillermo y Trujillo, Judith. Modelo metodológico para documentar arte rupestre. Beca otorgada por el Ministerio de Cultura (sin publicar), Bogotá, 1998.

Martínez C. Diego; Trujillo, Judith. Modelo metodológico para documentar arte rupestre. Ponencia presentada en: Congreso internacional de arte rupestre, Ripon (Wisconsin, USA), 1999 / XII Congreso colombiano de historia Bogotá, 2000.

Pinto T, Hector; Acevedo T, Alvaro y Pinto M. Oscar. Arte rupestre Guane en la mesa de los Santos. Alcaldía Municipal de Floridablanca, Bucaramanga, 1994.

Tovar, Arnol; Ruíz, Jorge y González, Guillermo. Petroglifos del Huila. En OPA vol 1, No. 3, Instituto huilense de cultura., Neiva, 1994.

Urbina, Fernando. Mito, rito y petroglifo. A propósito del arte rupestre en el río Caquetá. En Revista Rupestre, año 3, No. 3. D. Martinez y J. Trujillo editores. Universidad Pedagógica de Colombia. Bogotá, 2000.

 


[Rupestre/web Inicio] [Artículos] [Zonas] [Noticias] [Vínculos] [Investigadores] [Publique]

Esta pagina ha sido visitada veces desde febrero 12 de 2002