Make your own free website on Tripod.com

 

 

 


Diferenciación técnica como diferenciador cultural: el caso del arte rupestre del suroccidente de Cundinamarca.

Pedro M. Arguello G.

Departamento de antropologia. Universidad Nacional de Colombia. pedroarguello@mixmail.com

Ponencia presentada en el Congreso internacional de arte rupestre, IRAC 99, Ripon, Wisconsin (USA), 1999.

 

I. INTRODUCCIÓN

Una de las formas mas recurrentes para asociar el arte rupestre de una zona con contextos arqueológicos es enmarcar este tipo de manifestaciones a partir de la relación de cercanía espacial. Dicha asociación ha sido facilitada por la construcción que los arqueólogos han hecho de las llamadas areas culturales, las cuales permiten la clara delimitación y diferenciación de culturas arqueológicas con base en un cúmulo de elementos caracteristicós, generalmente la cerámica. Para el caso colombiano una de estas diferenciaciones clásicas es el area ocupada por las llamadas tribus panches y muiscas y su relación con la distinción entre petroglifos y pinturas; en terminos generales, se acepta que los petroglifos corresponden a los panches y las pinturas a los muiscas (Triana 1922; 1924; Silva 1961; Arango 1974). Esta asociación, nunca comprobada, se ha hecho conforme a la premisa segun la cual los petroglifos se encuentran en el area etnohistoricamente definida para los Panches y las pinturas en el area ocupada por los Muiscas en el siglo XVI. Aunque en general se observa una distribución preferencial de los petroglifos hacia la vertiente occidental de la cordillera Oriental en el departamento de Cundinamarca y de las pinturas en el altiplano cundiboyacense, la complejidad del registro arqueológico no permite trazar facilmente lineas divisorias. Asi mismo, la premisa anteriormente mencionada olvida el proceso mismo de ocupación del area en cuestión, proceso histórico que la arqueología ha explicado segun ciertos criterios clásicos como son la delimitación de areas culturales y los postulados difusionistas. Una revisión de estos criterios y de sus implicaciones asi como de los datos en los que se sustenta la asignación de petroglifos y pinturas a grupos Panches y Muiscas es el objetivo del presente escrito. Con ello se busca mostrar que la diferenciación técnica no debe ser tomada indiscriminadamente como criterio de diferenciacion cultural en el arte rupestre.

 

II. EL MARCO ARQUEOLÓGICO

Desde las primeras síntesis de la historia prehispánica colombiana se ha enfatizado el papel de la difusión como elemento desencadenador del cambio cultural (Uricoechea 1854; Restrepo 1895; Triana 1922). Esta idea, como se sabe, implica la existencia de un foco de difusión, unas vias de migración y una invención que se difunde. A partir de alli, la arqueología ha podido construir el concepto de una cultura enmarcada dentro de un área específica y un periodo de tiempo específico; los criterios, generalmente tecnológicos, permiten de esta manera establecer comparaciones diferenciales que generan, en términos espaciales, areas culturales y, en términos cronológicos, horizontes, resultando en la formación de unidades homogéneas (Rouse 1986). La más importante síntesis de la arqueología colombiana, la llevada a cabo por Reichel-Dolmatoff, enfatiza precisamente éstos puntos. Metodológicamente Reichel-Dolmatoff muestra la sucesión de los llamados horizontes incisos y los horizontes pintados para presentar la sucesión cronológica y la ruptura presente entre el llamado período formativo y los desarrollo locales y posteriores cacicazgos (Reichel-Dolmatoff 1986). Aunque Reichel-Dolmatoff no delimita culturas arqueológicas es evidente que la colonización por él propuesta implica la delimitación de areas claramente definidas tipológicamente, lo cual permite la definición de unidades segun criterios ambientales y tecnoeconómicos para explicar el cambio y la relación entre invención y difusión. Este marco general por medio del cual se explica la colonización de las tierras altas es utilizado para mostrar el proceso histórico propio de la cordillera Oriental.

La sucesión tipológica de las tradiciones cerámicas incisa y pintada aparentemente mostraban la sucesión de dos grandes grupos. La migración del primero de ellos proveniente del valle del Magdalena traia muy probablemente la cerámica, incisa, y la agricultura; y el segundo, con cerámica pintada, desencadenaría el surgimiento de las sociedades complejas (Boada 1987; Cardale 1987; Lleras 1989). La completa diferencia tipológica de la cerámica Muisca con la encontrada por Sylvia Broadbent en 1970 mostraba la sucesión de dos grupos distintos el primero de los cuales se denominó Herrera. Así mismo, por medio de la llamada migración de los grupos Caribe se explica la aparición de los grupos que se asentaron en el occidente de la cordillera oriental, entre ellos los Panches (Rivet 1943; Burcher 1987). No obstante, la construcción tipológica diferencial, que permite la tajante disimilitud de los grupos Herrera y Muisca, parte de criterios rigidos que no se compadecen con el carácter de los datos. Según algunos investigadores como Castillo (1984) y Peña (1988) la forma en que se da la sucesión estratigráfica de dichos tipos explica un cambio gradual que no necesariamente se relaciona con la idea de la migración. Por otra parte, los estudios genéticos comparativos de las osamentas de algunos individuos pertenecientes a grupos de cazadores recolectores de hace 11.000 años y los de osamentas de individuos Muiscas no muestran ninguna variación importante que permita suponer que se trata de grupos distintos (Rodríguez 1992; 1998). La tradicional seguridad en la sucesión de grupos a partir de la migración es puesta en duda para el caso de la cordillera Oriental y ello se suma a las nuevas investigaciones que para otras areas de pais muestran que el cambio cultural no necesariamente responde a la llegada de nuevas poblaciones (Langebaek 1995; Drennan y Quattrin 1996). No menos problemática es la situación de los llamados grupos panches. Casi la totalidad de información que sobre ellos existe proviene de la utilización acrítica de la fuente etnohistórica y en general, lo que sobre ellos se ha postulado es incomprobable arqueológicamente (Burcher 1987).

Las contadas excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en su aparente área de asentamiento son confusas en cuanto a la definición de los tipos cerámicos y en la mayoría de los casos no se tiene en cuenta la posible existencia de otros grupos bien sea contemporáneos o anteriores; en términos generales la definición de la cerámica Panche se basa en la constatación etnohistórica de que ellos habitaron en dicho lugar (Herrera 1972; Arango 1974; Perdomo 1975). De igual manera, otros rasgos difrenciadores de los Panches, como lo es la deformación craneana, también han sido comprobados para los Muiscas (Boada 1995). Por tal razón, mientras no se tenga claridad acerca de qué elementos indican la presencia en un lugar de los grupos panches no se puede establecer un área de ocupación y mucho menos una frontera. El análisis de la cerámica, elemento diferenciador por excelencia, debe ser abordado con precaución ya que recientes investigaciones en el municipio de Tibacuy han mostrado importantes sincretismos estilísticos en los cuales confluyen tradiciones cerámicas distintas (Salaz y Tapias: Comunicación personal, 1999). El panorama general que se puede esbozar para el área en cuestión muestra una ocupación humana que se inicia hace 12.000 años; estos primeros grupos de cazadores-recolectores mantenían contacto con el Valle del Magdalena que se manifiesta en la adquisición de materia prima para la elaboración del utillaje lítico, aunque no se sabe si por constantes desplazamientos o por intercambio (Correal & Van Der Hammen 1977).

Se ha comprobado arqueológicamente el paulatino cambio en la dieta de estos cazadores-recolectores; cambio que concluiría con la adopción de la agricultura y con el uso de la cerámica, así como con la posible constitución de aldeas y aumento de la población hace 3.000 años (Correal y Pinto 1983; Cardale 1987; Correal 1990; Langebaek 1995). No son claras las relaciones entre el altiplano Cundiboyacense y el flanco occidental de la cordillera Oriental en el período comprendido entre el a–o 3.000 y el 1.000 A.P; las excavaciones realizadas por Peña únicamente muestran que efectivamente los grupos Herrera habitaban tierras templadas sobre éste flanco (Peña 1988; 1991). Esto es importante porque durante el periodo siguiente denominado Muisca-Panche, muchas de las áreas Herrera serían aparentemente descolonizadas o ocupadas por grupos panches, mientras que el altiplano fue ocupado por los muiscas. En los libros de arqueología se ha enfatizado el carácter bélico de la relación entre los muiscas y panches aunque no se aclara plenamente la razón (Arango 1974; Burcher 1987). Esta permanente confrontación bélica, que proviene únicamente de la crónica, se relaciona con el carácter sanguinario y guerrero de los panches en contraste con el alto grado de civilización de los muiscas (Duque 1967). Pero hoy día se sabe que la presentación negativa de algunos grupos guardaba para los conquistadores españoles un carácter político y no necesariamente es cierta (Burcher 1987; Caillavet 1996). Dicha relación bélica, que obviamente debía impedir el intercambio de artículos, entra en contradicción con dos formas de acceso a recursos propias de los muiscas; se sabe que estos grupos accedían a productos tales como el algodón y el oro por medio del intercambio con grupos del occidente y que muy posiblemente utilizaban el manejo microvertical como forma de adquisición de alimentos de distintos medioambientes (Langebaek 1987; 1996). De ser así, cómo podían sobrevivir los Muiscas puesto que estaban rodeados al occidente por un cinturón de grupos enemigos que ocupaban el territorio a partir de los 2.000 metros de altura? Es por medio de las fuentes de archivo que se ha delimitado la frontera entre grupos panches y muiscas, pero ella no ha sido comprobada de ninguna manera por la arqueología. Incluso aunque se definan claramente los tipos cerámicos de un grupo y otro, esto no implica que ellos funcionen como marcador territorial (Cardenas-Arroyo 1995; 1996).

Pueden existir varias razones por las cuales una vasija se encuentre por fuera del territorio del grupo al cual pertenece. La búsqueda de líneas divisorias intergrupales, además de corresponder a un criterio homogenizador de las culturas no tiene en cuenta la perspectiva histórica, ya que no incluye el criterio de variación espacial en el tiempo, y olvida que la elaboración de marcadores territoriales en forma de línea es un criterio netamente occidental que raramente se presenta en el mundo real (Caillavet 1996). Hasta aquí se tiene, pues, un espacio geográfico dividido arqueológicamente según criterios espaciales y temporales rígidos que busca mostrar la sucesión de distintos grupos como forma de explicación del cambio cultural. Sin embargo, la articulación de estas áreas culturales y horizontes cronológicos no se compadece con el car‡cter del registro arqueológico; por un lado, el dato utilizado para constatar dichas premisas no contiene la posibilidad explicativa que requieren, por ejemplo área cerámica-área cultural y, por otro, los datos utilizados presentan serios problemas de clasificación y son ínfimos en contraste a la idea que demuestran.

 

III. EL ARTE RUPESTRE

En 1924 Miguel Triana formuló la teoría según la cual la ubicación de los petroglifos y las pinturas rupestres obedece a una diferenciación étnica. Según éste autor, las pinturas, atribuidas a los chibchas tienen como función la demarcación territorial y por ende las rocas con pintura se ubican en un corredor en sentido norte sur áproximadamente sobre la cota de los 2.000 m.s.n.m. y se aglomeran en los lugares de entrada al territorio Chibcha. La asignación cultural que del arte rupestre hace Triana es completamente entendible por una razón: en aquella época no se conocía la profundidad temporal de la ocupación humana en éste territorio y por tanto no se concebía la posible existencia de otros grupos humanos que pudiesen haber elaborado dicho arte. Aunque la investigación arqueológica se desarrollo mostrando tal profundidad cronológica y la existencia de diversos grupos humanos en el área en cuestión, la premisa de Triana nunca fue reconsiderada y por el contrario, siguió siendo utilizada hasta su petrificación (Silva 1961; Arango 1974). La relación étnica basada en criterios tecnológicos, entendidos ellos como el proceso de elaboración del arte rupestre, se convirtió entonces en una explicación de facto, incluso circular, que nunca fue objeto de comprobación real. Debe quedar claro que hasta la fecha no existe ninguna obra rupestre en todo el territorio colombiano que haya podido ser datada o asociada a contextos arqueológicos con algún grado de seguridad. Todas las asignaciones se basan bien sea en criterios de cercanía, no de asociación, y en identificación temática o estilística las cuales no solo son problemáticas en su concepción sino que carecen de argumentos probatorios. No obstante, es posible citar algunos elementos de conexión, siempre problemáticos, que no buscan llevar a cabo asignaciones culturales sino plantear la posible presencia del arte rupestre en distintos períodos de ocupación del área. En primer lugar, en los abrigos rocosos del Tequendama, con evidencia de ocupación precerámica, se han encontrado cráneos pintados con ocre rojo, el mismo utilizado en la elaboración de pinturas rupestres presentes en un alero próximo al abrigo. De tales cráneos se sabe que por lo menos uno de ellos presenta una fecha anterior al año 7.000 (Correal & Van Der Hammen 1977). La presencia de ocre en los ajuares funerarios de los grupos de cazadores-recolectores asegura por tanto su conocimiento y significación ritual, posibilitando la existencia del arte rupestre dentro de dichos grupos. Un segundo ejemplo que se relaciona con el llamado per’odo Formativo, es la posible representación de una urna funeraria en un petroglifo en el municipio de Sasaima.

Fig. 1. Urna Funeraria.Rio La miel. Reichel Dolmatoff, 1986.

Fig. 2.Petroglifo (fragmento) Roca de Sasaima, Cundinamarca.Foto: Diego Martinez C.

 

Esta tradición de enterramiento, que segśn Reichel-Dolmatoff (1986) es muy antigua, se caracteriza por la presencia de ollas con tapa rematadas con una figura antropomorfa. El petroglifo en cuestión, posee una posible representación humana en la parte interna de la supuesta olla y se caracteriza por estar rematada con una figura en forma de rana, similar a algunos tipos descritos por Alicia y Gerardo Reichel-Dolmatoff (1943). El tercer caso se encuentra en el municipio de Santandercito, es la probable representación de una nariguera cuya forma y contexto representativo recuerda a algunas encontradas en la orfebrería de distintas regiones del país.

Fig. 4.Pieza de orfebrería (nariguera) aplicada sobre una pieza ceramica Quimbaya (Museo del oro)

Fig. 4.Petroglifo (fragmento) Piedra de "La risa" San Antonio del Tequendama, Cundinamarca.Foto: Pedro Arguello G.

 

El trabajo de búsqueda y registro de estaciones rupestres llevado a cabo por diversos investigadores (Arguello, Botiva, Marriner, Martinez, Muñoz/Trujillo/Rodrigez, etc.) ha permitido obtener un mapa preliminar de la distribución de los petroglifos y las pinturas en el occidente de Cundinamarca. Los petroglifos, se han encontrado en los municipios de Tibacuy, Viota, El Colegio, San Antonio del Tequendama, Cachipay, Alban, Sasaima y San Francisco. Las pinturas, se han hallado en Pandi, Tibacuy, Soacha, Sibaté, Tena, Bojacá, Zipaquirá y Tabio. En el altiplano Cundiboyacense se encuentran petroglifos en SibatŽ, Bojacá, Subachoque, Gámeza, Choachí, Une, Buenavista y Guasca. El ejemplo clásico de las pinturas en zonas bajas es Pandi, a lo cual se añaden otros sitios como Nilo.

Distribución de pictografías y petroglifos en relación con el territorio Muisca y Panche según fuentes etnohistóricas.

 

Si al mapa de la distribución de las pinturas y petroglifos se superpone el de los hallazgos arqueológicos, haciendo la salvedad de los problemas de definición mencionados anteriormente, se observa que no existe correspondencia entre los territorios Muisca y Panche con los territorios de las pinturas y los petroglifos. En efecto, los hallazgos de la cerámica Muisca se internan bastante dentro de las áreas con petroglifos como son los casos de Apulo y Cachipay (según las excavaciones de Germán Peña 1988; 1991), El Colegio (según las investigaciones de Muñoz, Arguello, Rodriguez & Roncancio, 1996-1998) y Tibacuy (según las informaciones de Salaz y Tapias, comunicación personal). Tampoco existe relación con la distribución de la cerámica del per’odo Herrera que se encuentra en un área igualmente amplia dentro del área de los petroglifos (de igual manera veanse las investigaciones de Peña; Muñoz et al, y Salaz y Tapias). En resumen la distribución de tipos cerámicos como elemento de distinción de grupos étnicos no se acomoda fácilmente a la distribución diferencial del arte rupestre. Las características formales del arte rupestre tampoco apoyan la diferenciación tecnológica a la que se hace referencia. En efecto, tanto en las pinturas como en los petroglifos se reśne un sinnúmero de elementos representados que son comúnes y que además se encuentran en otros artefactos arqueológicos desdibujando al final la idea de culturas en términos distintivos. Al respecto podría ser utilizada la explicación postulada por Reichel-Dolmatoff (1985; 1997) para explicar la universalidad de algunas formas rupestres con base en su origen neurofisiológico, pero no es a dichas formas fosfénicas a las cuales se hace referencia cuando se alude a similitudes estéticas. Al respecto se pueden citar algunos ejemplos. Reichel-Dolmatoff (1988) en un estudio sobre algunas piezas de orfebrería identificó, entre de las figuras con mayor frecuencia, lo que él llama la representación del vuelo del chaman; no es momento aquí de discutir acerca de la validez de su explicación, lo que interesa desatacar es por un lado la amplia distribución de esta figura específica, y por otro, su presencia preferencial en sociedades de carácter jerarquizado (entre ellos los muiscas, no los Panches cuya forma organizativa es de tipo segmentario) en donde la institución sacerdotal es un componente fundamental en términos representacionales.

Fig.5. Representación de vuelo chamánico, según Reichel Dolmatoff, 1988.

Fig.6. Petroglifo (fragmento). El Colegio, Cundinamarca. Foto: Pedro Arguello G.

 

Esta representación de los vuelos se ha encontrado en por lo menos tres rocas con petroglifos en el municipio de El Colegio con una impresionante similitud a las piezas de orfebrería Muisca. En una pequeña roca, también en el municipio de El Colegio, se halló una figura con forma similar a las mantas usadas por los muiscas y guanes. La figura en cuestión presenta una forma rectangular ataviada hacia afuera con espirales y simetría lateral. Carl Langebaek (1987; 1996) ha mencionado el intercambio de algodón proveniente del valle del Magdalena y de mantas en sentido inverso; lo que no es comprensible es cómo dos pueblos en conflicto no solo mantienen éste tipo de intercambio sino que uno de ellos copia los rasgos iconográficos de su enemigo, cuando lo m‡s lógico sería pensar en la sobrevaloración de los propios. Esta misma similitud entre figuras rupestres y figuras en mantas se ha constatado también con una manta que reposa en el museo de Pasca y una roca con pinturas en Sáchica, Boyacá.

Fig. 7.Fragnmento textil procedente de Belen,Boyaca. Museo arqueologico de Pasca.Foto: Diego Martinez C.

Fig. 8. Pictografia. Sachica, Boyaca. Foto: Diego Martinez C.

 

Una de las figuras características de las pinturas rupestres del altiplano son las llamadas custodias, figuras compuestas de dos triángulos unidos por sus vértices. Estas custodias aparecen representadas de forma diversa bien sea rellenas de pintura, con su contorno radiado o con ojos y boca en el triángulo superior. Dichas custodias, con las variaciones citadas, se presentan también en los petroglifos en gran cantidad de rocas.

Fig. 9. Pictografia. Mongua, Boyacá.Foto: Diego Martinez C.

Fig. 10. Petroglifo." La custodia". El Colegio, Cundinamarca. Nota: El resaltado es alteracion por vandalismo.Foto: Diego Martinez C.

 

Un posible elemento relacionado con ellas, las caras triangulares, son asi mismo comunes tanto en las pinturas como en los petroglifos.

Fig. 11. Petroglifo.El Colegio, Cundinamarca.Foto: Pedro Arguello G.

Fig. 12. Pictografia. Sachica, Boyaca.Foto: Diego Martinez C.

 

Los anteriores ejemplos problematizan aún más el panorama presentado por la arqueología ya que el ámbito de las elaboraciones mentales de las comunidades fácilmente sobrepasa cualquier límite cultural. Las similitudes iconográficas no contribuyen en lo absoluto a remarcar las diferencias constatables en la tecnología de elaboración del arte rupestre. Por el contrario, si se sigue completamente el carácter de las similitudes estéticas, el análisis llevaría a pensar en una estructura simbólica compartida que pondría en serios aprietos cualquier intento de agrupación diferencial.

 

IV. CONCLUSIONES

Las conclusiones a las cuales se puede llegar a partir del breve análisis anterior son:

* La cercanía entre manifestaciones rupestres y demás elementos arqueológicos no necesariamente implica asociación. Por tanto la asignación de un grupo de elementos de éste tipo debe ser medianamente argumentada y debe tener en cuenta que los espacios pueden ser antropizados históricamente, lo cual quiere decir que como los grupos humanos es dinámico.

* La rigidez propia de la tradición histórico-cultural colombiana representada en la articulación de areas culturales y horizontes cronológicos, aunque sirvió en un momento para sistematizar los datos de la arqueología como bien lo plantea Cardenas-Arroyo (1996), debe ser considerado críticamente para evaluar su pertinencia en elementos arqueológicos distintos a la cerámica como lo es precisamente el arte rupestre. Ello implica además pensar hasta quŽ punto la cerámica sirve como marcador territorial.

* La información proporcionada por las crónicas debe ser igualmente utilizada críticamente; para el caso particular de los grupos panches es necesario investigar hasta qué punto su imagen negativa no responde más bien a una necesidad política y económica de los españoles. Con esto se podrá sin duda entender con más claridad la relación que tenían con los muiscas y por la misma vía generar posibilidades explicativas en cuanto a la probable asignación del arte rupestre.

* Las interpretaciones que asignan significado tanto a las pinturas como a los petroglifos basadas en la asignación cultural en cuestión deben ser también puestas en duda; cualquier interpretación del arte rupestre debe tener en cuenta un análisis mínimo de la configuración propia del grupo al cual se asigna para no caer en generalizaciones extremas y que en últimas no solucionan nada.

* La técnica con la cual se ha elaborado el arte rupestre, pues, no necesariamente implica diferenciación cultural. Las razones por las cuales en algunos casos se elaboran petroglifos y en otros pinturas, no tan disímiles en términos formales, pueden ser variadas y corresponder a criterios bien sea rituales, estacionales, políticos o económicos. Mientras no se conozca el verdadero panorama del occidente de la cordillera Oriental, ni siquiera se puede hablar con precisión de la existencia de grupos distintos.

¿Preguntas, comentarios? escriba a: rupestreweb@yahoogroups.com

Cómo citar este artículo: ARGUELLO G. Pedro. Diferenciación técnica como diferenciador cultural: el caso del arte rupestre del suroccidente de Cundinamarca. en Rupestre/web, http://rupestreweb.tripod.com/arguello.html

2000 (1999)

 

BIBLIOGRAFIA

ARANGO, J. 1974. Contribuci—n al estudio de la historia de los Panche. Excavaciones arqueologicas en la zona del Quinini. Tesis de grado, sin publicar. Universidad de los Andes. BANCO DE LA REPUBLICA. s.f. El arte del tejido en el pais de Guane. Banco de la republica, Academia de Historia de Santander, Museo Casa de Bolivar.

BOADA, A. 1987. Asentamientos indigenas en el Valle de la Laguna (Samaca-Boyaca). Bogota: Fundacion de Investigaciones Arqueologicas Nacionales Banco de la Republica. 1995. La deformacion craneana como marcador de diferencia social. Boletin del Museo del Oro 38-39: 135-147.

BURCHER DE URIBE, P. 1987. Raices de la arqueologia en Colombia. Medellin: Universidad de Antioquia.

CARDALE, M. 1976. Investigaciones arqueologicas en la zona de Pubenza, Tocaima, Cundinamarca. Revista Colombiana de Antropologia. 20: 335-496. ----1987. En busca de los primeros agricultores del altiplano cundiboyacense. Maguare. 5: 99-125.

CARDENAS-ARROYO, F. 1995. Complejos ceramicos como marcadores territoriales: el caso critico del Pirtal-Tuza en la arqueologia colombo-ecuatoriana. En Perspectivas regionales en la arqueologia del suroccidente de Colombia y norte del Ecuador. Popayan: Universidad del Cauca. ----1996. Frontera arqueologicas vs. Frontera Etnohistorica: Pastos y Quillacingas en la arqueologia del sur de Colombia. En Frontera y Poblamiento: estudios de historia y antropologia de Colombia y Ecuador. Santafe de Bogota: IFEA, Instituto de Investigaciones Amazonicas, Uniandes.

CASTILLO, N. 1984. Arqueologia de Tunja, Boyaca. Bogota: Fundacion de Investigaciones Arqueologicas Nacionales.

CHAILLAVET, C. 1996. Antropofagia y Frontera: El caso de los Andes Septentrionales. En Frontera y Poblamiento: estudios de historia y antropologia de Colombia y Ecuador. Santafe de Bogota: IFEA, Instituto de Investigaciones Amazonicas, Uniandes.

CORREAL, G. 1990. Aguazuque: Evidencias de cazadores, recolectores y plantadores en la altiplanicie de la cordillera oriental. Bogota: Fundacion de Investigaciones Arqueologicas Nacionales Banco de la Republica.

CORREAL, G. & VAN DER HAMMEN, T. 1977. Investigaciones arqueologicas en los abrigos rocosos del Tequendama. Bogota: Biblioteca Banco Popular, Premios de Arqueolog’a No. 1. Banco Popular.

CORREAL, G. y PINTO, M. 1983. Investigacion arqueologica en el municipio de Zipacon Cundinamarca. Bogota: Fundacion de Investigaciones Arqueologicas Nacionales Banco de la Republica.

DRENNAN, R. & QUATTRIN, D. 1996. Patrones de asentamiento y organizacion sociopolitica en el Valle de la Plata. En Perspectivas Regionales en la Arqueologia del Suroccidente de Colombia y el Norte del Ecuador. Editado por Gnecco. Popayan: Universidad del Cauca.

DUQUE, L. 1967. Prehistoria: Tribus indigenas y sitios arqueologicos. Historia Extensa de Colombia. 1(2). Bogota: Ediciones Lerner, Academia Colombiana de Historia.

HERRERA, L. 1972. Excavaciones arqueologicas en Pasca: Una zona limitrofe y de posibles contactos Muisca- Panche. Tesis de Grado sin publicar. Universidad de los Andes: Bogota.

LANGEBAEK, C. 1987. Mercados, poblamiento e integracion etnica entre los Muiscas siglo XVI. Bogota: Banco de la Republica. 1995. Arqueologia Regional en el Territorio Muisca: Estudio de los Valles de Fuquene y Susa. Pittsburgh, Bogota: Universidad de Pittsburgh, Universidad de los Andes. 1996. Noticias de caciques muy mayores. Segunda edicion. Bogota, Medell’n: Uniandes, Uniantioquia.

LLERAS, R. 1989. Arqueologia del alto Valle de Tenza. Bogota: Fundacion de Investigaciones Arqueologicas Nacionales Banco de la Republica.

PE„A, G. 1988. Exploracion arqueologica en la vereda Tocarema, Municipio de Cachipay, Cundinamarca. Tesis de Grado Universidad Nacional, sin publicar. 1991. Exploraciones arqueologicas en la cuenca media del rio Bogot‡. Bogota: Fundaci—n de Investigaciones Arqueologicas Nacionales.

MUNOZ, ARGUELLO, RODRIGUEZ & RONCANCIO. 1997. Informe final: Proyecto de Investigacion del arte rupestre del municipio de El Colegio 1996-1997. Ms. Sin publicar. 1998. Informe preliminar: Arte rupestre de las veredas altas del municipio de El Colegio marzo-agosto 1998. Ms. Sin Publicar.

PERDOMO, L. 1975. Excavaciones arqueologicas en zona Panche Guaduas-Cundinamarca. Revista Colombiana de Antropologia. 19: 247-289.

REICHEL-DOLMATOFF, G. 1985. Aspectos chamanisticos y neurofisiologicos del arte indigena. Estudios en Arte Rupestre. Santiago: Museo Chileno de Arte Precolombino. 1986. Arqueologia de Colombia: Un texto introductorio Bogota:

FUNBOTANICA. 1988. Orfebrer’a y Chamanismo. Medellin: Editorial Colina. 1997. Sensaciones opticas inducidas por drogas alucinogenas y su relacion con el arte aplicado entre algunos indios de Colombia. Chamanes de la selva pluvial. 241-257. Londres: Themis Books.

REICHEL-DOLMATOFF, G y A. 1943. Las urnas funerarias en la cuenca del rio Magdalena. Revista del Instituto Etnologico Nacional. 1: 209-281.

RESTREPO, V. 1972 [1895]. Los Chibchas antes de la conquista espa–ola. Bogota: Biblioteca Banco Popular Tomo 26. Banco Popular. RIVET, P. 1943. La influencia Karib en Colombia. Revista del Instituto Etnologico Nacional. 1: 55-93.

RODRIGUEZ, J. 1992. Caracter’sticas fisicas de la poblacion prehispanica de la cordillera oriental: implicaciones etnogenericas. MaguarŽ. 7-8: 7-54. 1998. Adaptaciones bioculturales prehispanicas en Colombia: medio ambiente, alimentacion, salud y control demografico. Cali: Ms. Sin publicar.

ROUSE, I. 1986. Migrations in prehistory. Michigan: Ann Orbor.

SILVA, E. 1961. Pinturas rupestres precolombinas de S‡chica, Valle de Leiva. Revista Colombiana de Antropologia. 10: 11-36.

TRIANA, M. 1972 [1924]. El jerogl’fico Chibcha. Cali: Carvajal & Compania. 1984 [1922]. La civilizaci—n Chibcha. Bogota: Biblioteca Banco Popular Tomo 4. Banco Popular.

URICOECHEA, E. 1984 [1854]. Memoria sobre las antiguedades neo-granadinas. Bogota: Biblioteca Banco Popular Tomo 24. Banco Popular. 3).


[Rupestre/web Inicio] [Artículos] [Zonas] [Noticias] [Vínculos] [Investigadores] [Publique]

 

Esta pagina ha sido visitada veces desdeabril de 2004